Diseño Web y logotipos.

WebMaster

 

header image 2  

Clásicos, Simple Dilución y Doble Dilución

________


El Cardenalito de Venezuela (Carduelis Cucullata)

 En mi aviario, mis cardenalitos soportan temperaturas naturales que van desde lo 14ºC en invierno, hasta los 40ºC del mes de agosto. Si la temperatura baja progresivamente no hay problemas, pero si de un día a otro lo hace bruscamente más de 10ºC, puede haber alguna baja entre los pájaros más débiles. En este caso, se conecta automáticamente un pequeño radiador eléctrico en el momento que el sensor detecta una bajada de temperatura. Ventilo el criadero diariamente para la renovación y purificación del aire, a parte de disponer de un ionizador para aportar iones positivos y eliminar los olores producidos por la verdura, heces y demás olores que desprenden nuestros pájaros. Desarrollo la época de cría entre los meses de Marzo y Julio.

Es un tópico la idea de temperaturas altas controladas artificialmente para la cría del cardenalito, el tiempo ha demostrado que el Cardenalito se reproduce perfectamente y sin nodrizas en ambientes naturales, dando hijos fuertes, sanos y grandes, que se pueden llevar a concursar con gran orgullo por parte del criador.

No soy partidario de la compra e importación de spinus en algunos países europeos, pues basan su cría del cardenalito en ambientes cerrados, emplean luz artificial todo el año (16 horas diarias), temperatura constante (entre 20 y 26 grados), vacunas, antibióticos y demás medicamentos, con todos los problemas de resistencia bacteriana, puesto que si los pájaros se nos ponen enfermos no reaccionarán al tratamiento. Los ambientes cerrados, húmedos y calurosos, son el escenario ideal para el cultivo de mega bacterias, coccidios y hongos. Muchos cardenalitos provenientes de esos aviarios se embolan a los pocos días de tenerlos en nuestras casas y los que sobreviven apenas crían al año siguiente. Son machos débiles y apáticos y hembras que no adquieren el celo suficiente para hacer el nido y esa falta de vitalidad necesaria para la reproducción. Algunos de estos, una vez estabilizados y acostumbrados a nuestro criadero, se reproducirán al cabo de dos o tres años con la sensible pérdida de tiempo y dinero.

 

CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA

Nombre Científico: Carduelis Cucullata
Orden: Passeriformes
Familia: Fringillidae
Subfamilia: Carduelinae
Género: Carduelis
Especie: Cucullata 


ALIMENTACIÓN

1 Kilo de Alpiste.

1/2 Perilla.

1/4 Negrillo.

1/4 Navina.

1/4 Linaza.

1/4 Escarola.

1/4 Lechuga.

1/4 Mixtura de Exóticos (Mijo Pequeño).

OPCIONAL 5 % achicoria


Pongo dos comederos con esta mixtura y un tercero con alpiste sólo. Les suministro verduras como lechuga, brocoli, espinacas, endibia o pepino. Cuando finaliza la temporada de cria y hasta ir a los concursos les suministro en varios comederos interiores pasta seca ORLUX de Verselle-Laga con su correspondiente proporción de cantaxantina para que adquieran el pigmentante rojo adecuado hasta ser enjuiciados. Al kilo de mixtura le añado un probiótico, un complejo vitamínico y espirulina (Spirulina Platensis) que le aporta las proteínas, minerales, vitaminas, betacarotenos, calcio y hierro adecuados.
Este tipo de mixtura es está comprobada que funciona bien con el tipo de cría que yo práctico. En países con temperaturas con menos fructuación, como por ejemplo en Venezuela (entre 19 y 26 grados), quizá sea necesario bajar la proporción del negrillo, y aumentando las de semillas de menos grasa como escarola, achicoria, alpiste y algún otro grano pequeño y poco graso. Al mismo tiempo se tendría que administrar más verdura y fruta fresca.

Los cardenalitos no escarban los comederos como los canarios u otras especies de aves domésticas, por eso es necesario soplar diariamente las cascarillas de los granos comidos.

La perilla blanca contiene mucha proteína, incluso más que el cañamón, debemos de tener especial cuidado en que hay algunos ejemplares que se vician demasiado con ella; a estos no debemos de añadirles mixtura nueva hasta que tengan su comedero bastante apurado, evidentemente siempre soplando las cascarillas de los granos comidos. No hay que confundir la perilla blanca con la bruna (color beig claro) pues este tipo de perilla les gusta muy poco a los cardenalitos.

Suministrar un complejo vitamínico tres días seguidos cada mes, en el agua o en la pasta de cria, observando que beban, pues hay algunos ejemplares que no beben agua con aditivos.

Cinco días cada 40-50 días les suministro ESB3 para prevenirles ante la COCCIDIOSIS (Excepto en época de cría) y Vitamina K con Konakion (1 Ampolla por 4 litros) para protejer su flora intestinal y evitar posibles hemorragias internas.

En época de muda añadir al agua de bebida complejo vitamínico con aminoácidos, sobre todo a los machos que les cuesta más hacer la muda, y aún más a los jóvenes machos en su primera muda. Atentos a la excesiva oferta de complejos vitamínicos con aminoácidos que hay en el mercado; cuando lees los prospectos parecen milagrosos, pero la experiencia de los años demuestra que unos ayudan a la muda mucho mejor que otros. En esa primera muda, colgar a los jóvenes un trozo de cuerda de pita para que se distraigan picándola y no lo hagan con las plumas de sus hermanos.

Tienen que tener a libre disposición de los pájaros grit mineral (concha triturada y carbón vegetal) y hueso de sepia. Utilizaremos siempre bebederos de tubo exterior.

Facilitarles el baño el máximo de días posible, les encanta y es aconsejable para su salud, pero ponerles la bañera por las mañanas o a primera hora de la tarde. En época de muda el baño es aún más importante. Si no disponemos de tiempo suficiente le podemos rociar con un pulverizador con agua limpia, agua con unas gotas de vinagre de manzana o con unas gotas de betadine diluido en agua.

Una vez se independizan los jóvenes al ponerlos en los jaulones para realizar la muda, procurar agruparlos por edades y separar los clásicos de los mutados, en especial los doble dilución, que para evitar que les arranquen las plumas, estarán solos o acompañados solo de ejemplares de su tipo de mutación.

Muchas bajas se han producido al día siguiente de llegar los carduelis al domicilio de su nuevo dueño. El Cardenalito es un pájaro muy inquieto que quema todas la semillas grasas que consume en su aparato digestivo. El agua y mixtura que toman lo digieren en un breve periodo de tiempo comprendido entre 15 y 20 minutos. Esto nos da una idea de lo que puede suceder si el cardenalito no bebe en 16 horas y que además ha sido transportado en malas condiciones, con más ejemplares de su especie y a un ambiente completamente nuevo para él. Son propensos a la hipertensión y bajada de glucosa en sangre, lo que coloquiarmente se denomina estrés, algunos ejemplares estando sedientos, son incapaces de beber el agua que tienen delante de su pico, aunque vean a otros que lo hacen.

Nada más llegar los pájaros al nuevo aviario hay que tener las siguientes precauciones:

Los pájaros ante todo han de beber AGUA. Los pondremos en una jaula independiente para realizarle la cuarentena y observaremos que todos beban. Si alguno no lo hace debido a las penurias del viaje, le daremos agua con la yema del dedo en la comisura (lateral) del pico.
Durante 30 a 40 días han de comer la mixtura arriba indicada. Cualquier cambio de mixtura tiene que ser progresiva hacia la nueva alimentación.No suministrarle nada de germinado. El agua y los comederos han de estar bien visibles, alternando los comeders exteriores con algún comedero interior y abierto. Es conveniente poner los pájaros recién llegados en jaulas donde hay otros spinus, preferiblemente de carácter dócil (mejor hembras). Un poco de lechuga o brocolí, sobre todo a los más jóvenes que estén finalizando la muda. No molestar mucho al recién llegado. Que coman, beban y se bañen si lo desean. En unos días se adaptan a la normalidad del nuevo aviario para que su cuidado sea idéntico al resto de pájaros que tengamos en casa.

 

LA CRIA

El tipo de jaula preferida por los cardenalitos es la cerrada por todas partes menos por el frontal, tipo inglesa, aunque crían en cualquier otro tipo. Una jaula de cria de 1 metro es sufieciente para criar con dos parejas de cardenalitos, cada una en 50 cm de espacio.Tiene que tener la posibilidad de poner rejilla, para estar preparado ante posibles problemas en la pareja y la emancipación de los jóvenes. Siempre rejilla en el fondo de la jaula para evitar que coman del suelo y evitar infecciones.

Hay que vigilar como se comportan entre sí la pareja de adultos en la cría. La mayoría de las veces la hembra, al salir del nido, persigue al macho; hay muchos machos que no dan de comer a los pichones, ni siquiera cuando tienen ya cañones en las alas, y otros machos despluman la cabeza de la hembra durante la incubación, no les da e comer mientras incuba y además las persigue e incordia cuando esta sale hambrienta y sedienta del nido. Esto no sucede en su hábitat natural ya que tienen mucho espacio libre, pero criando en jaula hay que improvisar soluciones.

Un método sencillo para evitar problemas es el siguiente:

Una vez haya puesto todos los huevos la hembra, separar al macho con una rejilla para que la hembra lo siga viendo y no abandone el nido, y dejar que la hembra críe sola a los pequeños.

También se puede incorporar a la cría al macho, una vez anillados los pichones, pero hay que vigilar los primeros días el comportamiento de la pareja (Esta sería la solución ideal, de poderse llevar a cabo).

Añadir la pasta de cría cous-cous humedecido en agua y cambiarselo mínimo dos veces al día para evitar que se corrompa con el exceso de humedad y la temperatura. No les tiene que faltar lechuga o brocoli a todas las hembras y sobre todo a los que tengan pichones.

Estos dos suplementos se les sigue manteniendo a los jóvenes una vez se separan de los padres, y reduciendolo en cantidad hasta que finalicen su primera muda.



Utilizaremos un nido interior pequeño especial para cardenalitos. Colocarlo en la zona de la jaula que tenga más luz, puesto que al contrario de otras especies como el verderón, la hembra de cardenalito prefiere anidar en zonas más iluminadas y mientras incuba vigilar todos los movimientos que se producen a su alrededor.

No ponerles nada de florituras, como ramas y molestos objetos de camuflaje; sólo pueden ocasionar accidentes a nuestros pájaros. Cuando se crían especies de pájaros que han nacido salvajes, si son necesarios estos materiales que reproducen un ambiente lo más parecido a su hábitat salvaje, pero los cardenalitos que tenemos ahora provienen de muchas generaciones de cría en cautividad. Esto si, molestarlos lo menos posible cuando estén en época reproductora.
El material que prefiere la hembra para forrar el nido es una mezcla de yuta (hilos de saco), fibra de coco, pelo de cabra y algodón: hay algún fabricante que suministra bolsas con los cuatro materiales juntos.
Anilla de 2,5 mm. Varía la fecha de anillamiento en función del mes de nacimiento (horas de luz diaria) y la cantidad de comida que suministran los padres o si dan de comer ambos o solo lo hace la madre. Una postura normal consta de 4 a 5 huevos, aunque las he tenido alguna vez de 6; las hembras más viejas suelen poner de 3 a 4 huevos. La postura es siempre de un huevo diario. Los huevos recién puestos son de un color blanco-azulado, normalmente con alguna manchita marrón, aunque alguna hembra los ponen sin manchas. La incubación dura 13 días y a los 5 días de incubación los huevos fecundados presentan, a simple vista, un color blanco opaco, que se diferencia a simple vista de los que no se encuentran pisados. Lo aconsejable es sustituir los huevos por huevos de plástico dariamente y debemos de tener en cuenta las siguientes premisas:

- Algunas hembras aborrecen el nido si manipulamos los huevos. Esto ocurre con ejemplares que han sido sacados por nodrizas. y con especies salvajes.

- Los huevos de cardenalito tienen la cáscara muy fina y delicada, a más de uno se nos ha roto un huevo en los dedos. El huevo hay que cogerlo por las dos puntas, no por los lados. Otra solución para los más torpes es emplear una cuchara pequeña de café.


MUTACIONES DEL CARDENALITO DE VENEZUELA


Las mutaciones más conocidas en la actualidad (aunque el tiempo nos dirá que no son las únicas) son:

Simple Dilución: Genéticamente funciona como libre dominante y no hay portadores. No es una mutación propia del cardenalito, sino transmitida a través del lúgano (carduelis spinus). Posiblemente la próxima mutación que se reconozca en el canario vendrá introducida a través de F1 machos diluídos, que además son preciosos. Con un solo individuo de la pareja que sea diluído, da directamente la mutación en hijos e hijas. Los que nacen clásicos no son portadores. Si el mutado en diluído de la pareja es la hembra, suele dar más hijos mutados que a la inversa.

Doble Dilución: Genéticamente funciona como libre dominante y no hay portadores. Al emparejar dos pájaros diluídos nace un 25% doble dilución, al nacer presentan un plumón y piel más blancos que el ancestral y con ojos rojos (isabelismo). Si emparejamos un cardenalito doble dilución con otra especie para hibridar, nacerán todos los hijos con la mutación dilución simple que comento anteriormente.

Ágata: Reducción de la melaninas ancestrales, que se trasmite en el cromosoma sexual, genéticamente ligada al sexo.

Bruno: Reducción de la melanina negra en melanina marrón oscuro, dejando intacta la feomelalina, que es la que predomina, genéticamente ligada al sexo.

Isabela*: Reducción de la melanina bruna. Genéticamente va ligada al sexo. Se consigue a partir del emparejamiento de un individuo ágata y otro bruno.

 

* En la actualidad la mutación ISABELA tiene muchas contraversias, porque existe una vertiente por parte de criadores italianos donde han demostrado que esta mutación se trata, en realidad, de un Bruno Diluido en lugar de Isabela.


CITES DEL CARDENALITO DE VENEZUELA

El Cardenalito de Venezuela se encuentra incluida dentro del Apéndice I del Convenio de Washington, al que España está adherido (B.O.E., Número 181 del 30 de Julio de 1.986), donde se manifiesta que no necesita Certificado CITES para circular por los Países de la Unión Europea. Si que es obligatorio que este identificado con su anilla cerrada de 2,5mm, según el escrito de la Subdirección General de Control, Inspección y Normalización de Comercios Exteriores de la Dirección General de Comercio Exterior del Ministerio de Comercio y Turismo, fechado en Madrid a día 15 de Abril de 1994. (ORNITOLOGÍA PRÁCTICA Número 14 páginas 48 y 49).

   

 
 
 
Juan Miguel Gómez
21/02/08
 
 
   

Copyright (c) 2006-2014 aviariojm®. Todos los Derechos Reservados.
aviariojm@aviariojm.es